En el listado que elabor Ernesto Clarens

Constructoras santafesinas involucradas en la causa de los cuadernos

Ernesto Clarens, el fundador de Inverness, brindó ante la Justicia su testimonio sobre cómo se organizaban las licitaciones durante el kirchnerismo; cómo se fijaban los montos de las coimas y de qué modo se cobraban los retornos. En el listado de las empresas que participaron se nombran a un grupo de firmas de Santa Fe.


Ampliar [+]

Guillermo Dozo | gdozo@ellitoral.com
 


Los textos de los cuadernos del chofer Oscar Centeno con el relato de cómo se cobraban coimas a empresarios se conocieron el 1 de agosto. En 45 días el juzgado de Claudio Bonadio acumuló tanta prueba que decidió procesar con prisión preventiva a la expresidente Cristina Fernández de Kirchner como a un numeroso grupo de exfuncionarios y empresarios de primer nivel.

 

Entre el grupo empresario figura Ernesto Clarens, el financista designado por Néstor Kirchner y Carlos Wagner que fue el encargado de “mover” el dinero recolectado para convertirlo en divisas. Este hombre fue un colaborador arrepentido y aportó datos al fiscal Carlos Stornelli que fueron elevados a Bonadio quien aceptó la figura en función de los información aportada.

 

Uno de los elementos principales fue una planilla en la que -al menos para la prensa- se conocieron 86 nombres de empresas en las que figuran los montos contratados y, junto con algunos datos técnicos, la estimación de los sobreprecios que se habrían pagado y que la justicia investiga.

 

Los mencionados

 

Entre esos 86 nombres hay tres empresas de las provincia de Santa Fe: Néstor Julio Guerechet SA de Santa Fe; junto a las firmas Obring SA, Rovial SA y Edeca SA de Rosario.

 

“El Litoral”, realizó una serie de consultas a las firmas mencionadas para conocer la posición de cada una frente a una virtual vinculación con la trama delictiva que investiga la Justicia Federal. En varios casos, la consulta fue infructuosa: “Los directivos no van a hacer declaraciones”, fue la lacónica respuesta en Guerechet; en Edeca no hubo responsables disponibles para dialogar con la prensa.

 

Diferente fue el caso de Obring donde su titular, y referente de la delegación Rosario de la Cámara Argentina de la Construcción, Franco Gagliardo, dialogó con “El Litoral”:

 

Gagliardo: - Estamos totalmente sorprendidos porque habría una lista donde no tenemos nada que ver... La famosa lista es, en realidad, una planilla...

 

El Litoral: - Sí, una planilla excel...

 

G. - Sí, una planilla excel pero con el listado oficial sobre las obras, la ruta, el número de ruta, el contratista, el presupuesto oficial... en realidad con la información de todas las obras que se estaban haciendo... Pero no sé, no las conozco porque estoy hablando a partir de una versión periodística del diario La Nación...

 

EL. - Todos tenemos las mismas fuentes...

 

G. - Cuando ví las planillas me dije son las que les han pasado de la administración de Vialidad, donde no dice nada raro. Es más hay obras que yo reconozco. Hay obras que hemos licitado pero que no se adjudicaron nunca, ni siquiera se han contratado. Y en las últimas horas me entero que (Clarens) habría dicho que no (sobre las empresas que figuran). Yo creo que es un problema grande de desinformación.

 

EL. - Pero le hago una consulta más allá de este listado de Clarens. Usted seguramente recordará que hace un par de años, Víctor Pietroboni -de la empresa Lemiro Pietroboni (ver aparte)- había descripto lo que hoy se está ventilando: que había un sistema, que existía una decisión del gobierno nacional para beneficiar a determinadas empresas; que había indicaciones de parte de operadores del Ministerio de Planificación Federal para que otras quedasen al margen... ¿usted da cuenta de que esto realmente existió?

 

G. - Sinceramente... más así de manera pública... yo puedo hablar de lo que pasó con nosotros. Lo que figura (en el listado) es por una obra que contratamos en 2007 donde no hubo ninguna irregularidad. Lo otro son las conjeturas que puedo hacer en base a lo que dijo Pietroboni, lo que dice el periodismo, pero la verdad es que no estoy en condiciones de afirmar nada. Tengo conjeturas personales pero no son para declararlas públicamente.

 

 

Qué dijo Clarens

 

A medida que avanzó la causa en el juzgado federal de Bonadío, se conocieron las declaraciones completas de Ernesto Clarens y en ellas se describe una metodología que compromete a las contratistas, principalmente, a las que integran la Cámara Argentina de Empresas Viales, a las que llama “la Camarita”.

 

El inicio: “A mediados del año 2005 me convoca Carlos Wagner, por entonces Presidente de la Cámara de la Construcción, a una reunión en la Cámara Argentina de Empresas Viales, conocida como la Camarita (...) y me informó que el Gobierno nacional había decidido obtener fondos de la obra pública a través de una operatoria que demandaba mi intervención en la recepción de los mismos de parte de algunas constructoras en concepto de pago de aportes o retorno y que debía ocuparme de que le lleguen al Secretario de Obra Pública, José López, o quien éste me indique”.

 

El listado: “La Camarita, es decir la Cámara Argentina de Empresas Viales, mensualmente me entregaba un listado en el que constaban las obras licitadas, en cada renglón consta una obra, de allí surge la fecha, el numero de licitación, la obra licitada, el presupuesto oficial, la empresa adjudicataria y el monto ofertado, en la columna siguiente el porcentaje de sobreprecio, los renglones que tienen un símbolo azul es porque esas obras se adjudicaron competentemente. El segundo listado corresponde al ranking de las empresas cartelizadas. Las primera cuarenta empresas aproximadamente eran con las que me manejaba yo, el resto no, nunca vinieron”.

 

El reparto: “Vialidad Nacional llamaba una licitación, compraban pliegos los interesados, todos los compradores del pliego eran convocados a la Camarita. Lo primero que se hacía era ‘cobrarse el pase‘, es decir, que si alguno de los que estaba sentado en esa mesa le había dado el pase a otra empresa en una licitación anterior, le pedía a esa empresa que le tocaba por turno que renuncie a esa obra. Después jugaba su posición en el ranking, hasta que ese grupo de personas reunidas se achicaba, y quedaban, a modo de ejemplo, cuatro empresas, ahí volvían a surgir los pases, hasta que surgía el ganador, si quedaban dos, iban en UTE, esto duraba desde las 10 hasta las 18 horas aproximadamente”.

 

Campaña electoral: “Durante los años 2012-2013 López me dijo que algunas empresas traerían dinero para la campaña del Kirchnerismo. Recuerdo en particular que ESUCO, CARTELLONE, LOSI, CHEDIACK, y ROGGIO trajeron dinero en ese concepto”.

 

Sin extorsión: “Quiero aclarar que nunca existió extorsión alguna sobre los empresarios. Respecto de las manifestaciones de CHEDIACK y LOSI en cuanto me atribuyen que los hubiera extorsionado para el pago para la Camarita, lo niego, al contrario estaban muy conformes, de hecho se veían beneficiados”.
 

 

Lo que había dicho Pietroboni

 

En una extensa entrevista del año 2016, el empresario entrerriano Víctor Pietroboni, había descripto el mecanismo de adjudicación de obra pública que coincide plenamente con los dichos de Clarens ante la Justicia.

 

La declaración ante la prensa se vincula con una lista que había hecho pública Julio de Vido sobre 36 empresas en la que Austral recién aparecía en el puesto 30 en el rango de los beneficiarios. A continuación algunos puntos salientes.

 

La lista de De Vido: “Es mentira que Lázaro Báez esté en el puesto 30. ¿Por qué aparece Báez en ese lugar? Por la maniobra que hacían ellos, porque Lázaro Báez, ese delincuente, aparece con ese monto de 1.800 millones, creo, en las obras de Vialidad Nacional. Pero, por atrás, contrataba la provincia de Santa Cruz, con un convenio con Vialidad Nacional, donde Báez tiene más de 20 mil millones, no los 1.800 que aparecen en ese listado”.

 

¿Por qué ganaba Báez?: “El daño que ha hecho Báez a la construcción es tremendo. Nosotros no teníamos ninguna posibilidad de presentarnos en licitaciones donde él competía porque recibíamos llamados de las máximas autoridades de la Nación, desde la Secretaría de Obras Pública de la Nación, por indicación de la señora Presidenta, de que no podíamos ‘molestar’ en las obras donde se presentaba Lázaro Báez”.

 

El apriete: “Te llamaba un operador del Ministerio (de Planificación Federal) y te decía ‘en esto no te metas porque esto viene para este señor, vos sabés cómo es esto, viene así desde el Ejecutivo’. No te decían expresamente que era orden de Cristina, pero a buen entendedor, pocas palabras”.

 

Sobreprecios: “José López estaba con estas obras y con diálogo directo con la Presidencia. Esas obras además tenían un sobreprecio y por encima de eso les certificaban obras no ejecutadas. Hacían (...) un trabajo de 10 días y de 700 u 800 mil pesos, pero (...) cobraban diez millones de dólares. Es una cosa indescriptible lo que hacían”.
 

Entrerrianas

 

En la lista de Clarens también se mencionan a tres empresas de la vecina provincia: Luis Losi SA; José Eleuterio Pitón SA y Lemiro Pietroboni SA.

 

Accedé a esta Noticia...


+ Poltica

Accedé a más noticias de Poltica