Otro cruce poltico entre los bloques Cambiemos y el FPCyS

Jardines sin construir: la coctelera de temas y un pedido "urgente" a Corral

Nación rescindió el contrato firmado con una constructora que iba a ejecutar 8 jardines, licitados en 2016. Y suspendió “hasta nuevo aviso” el proceso licitatorio de otros 12. De los licitados, hay uno en la capital y otro en Santo Tomé. El Concejo le requirió al Ejecutivo “urgentes” gestiones técnicas y jurídicas ante el Gobierno nacional “para revertir esta situación”. En el medio, un áspero debate.


Ampliar [+]

El Litoral | area@ellitoral.com

 

“Coctelera: Recipiente destinado a mezclar los licores del cóctel”. La definición es de la RAE y puede tener otros usos semánticos, por ejemplo, mezclar todo tipo de temas en el medio de un debate cruzado, que es estrictamente político y que no es nuevo: en rigor, ya es un “clásico” entre los bloques Cambiemos y el FPCyS en el Concejo local. 

 

La idea de una “coctelera” la dio en el recinto el edil oficialista Carlos Pereira, y fue durante el debate de una comunicación sancionada que emanó de sus contrincantes políticos, los ediles del bloque frentista: el Concejo le solicitó al Ejecutivo que interceda ante el Gobierno Nacional para que “de forma urgente” realice gestiones técnicas o jurídicas tendientes a avanzar en la construcción de edificios educativos de nivel inicial en la ciudad, correspondientes al Programa Nacional 3.000 jardines.

 

Este medio publicó días atrás que Nación rescindió el contrato firmado con la empresa constructora (una UTE) que tenía en ejecución 8 jardines en la provincia; y la decisión de suspender “hasta nuevo aviso” el proceso licitatorio para construir otros 12 (20 en total en toda la bota santafesina). En la ciudad había sido licitado el jardín N° 222, y en Santo Tomé el N° 246 (este último tenía un avance de obra del 50 %). La diputada nacional de Cambiemos, Gisela Scaglia, cuestionó la información y aseguró que esos 8 jardines con contratos rescindidos “se van a terminar”. 

 

En el recinto

 

Laura Mondino (FPCyS) expresó su “preocupación” por este tema. Recordó que el Concejo había aprobado un pedido de informes en mayo, “aún no contestado por el Ejecutivo”, sobre cuál es el plan para sostener la obra pública en la ciudad.

 

“Ahora nos encontramos con la suspensión de las obras de estos jardines, porque se rescinden los contratos”. Citó además otras obras “frenadas” como el desagüe Espora (también financiada por Nación). “Ningún funcionario municipal va a las audiencias en el Ministerio de Trabajo” en el conflicto laboral por los 45 empleados despedidos.

 

“El grado de incertidumbre —fustigó Mondino— en materia de obra pública financiada por el Gobierno nacional en esta capital es alarmante. Queremos información y certezas. Leemos muchos anuncios, muchos titulares, pero después en los hechos vemos que esas promesas son mentiras. Necesitamos un rol más activo del Municipio sobre este tema”.

 

Desde el bloque Cambiemos, le respondió Luciana Ceresola. Recordó que en 2016 se llevó adelante la licitación para el jardín N° 222. Fue adjudicada a la UTE que incumplió con los plazos. “El Ministerio de Educación nacional tomó las herramientas previstas legalmente para que se terminen las obras. Por eso se rescindió el contrato con esa UTE y le aplicó una multa de más de $ 7 millones”, aseguró.

 

“Esta obra no se ha cancelado; sólo se ha rescindido el contrato, y ahora se está haciendo el avalúo de cómo está situado el futuro jardín. Y esta obra está dentro del Presupuesto 2019. Se financiará por Nación y quizás se otorgue a Provincia la facultad de licitarlo”, dijo. 

 

“Sin expectativas”

 

Fiel a su discurso crítico a la administración local y nacional, el edil frentista Leandro González confesó “no tener demasiadas expectativas en que el Gobierno nacional cumpla alguna de sus promesas, por más que ponga estas obras en el Presupuesto 2019. La situación económica del país es demasiado cambiante; no se cumple mucho de lo que se anuncia en materia de obra pública”. 

 

Y empezó a tirar en el debate por los jardines otros temas de coyuntura. “Apareció en todos los titulares periodísticos que en el Presupuesto Nacional 2019 se iba a hacer el Puente Santa Fe - Paraná, con U$D 2 millones de presupuesto por el sistema Participación Público Privada (PPP). A ver, pensar que con ese monto se va a poder hacer el puente es engañar a la gente, porque esa obra cuesta U$D 800 millones. Ni hablar del puente Santa Fe - Santo Tomé, que ya no ingresa ni en ningún bosquejo, mucho menos en un Presupuesto Nacional”.

 

Mencionó, en orden a las “promesas”, el Nuevo Aeropuerto Santa Fe-Paraná, “planificado en un lugar totalmente inviable, en zona de islas... Todo esto genera desconfianza y la ruptura del contrato político y social entre los dirigentes y la ciudadanía, porque se plantean anuncios que quedan en la nada, quedamos todos descolocados en el tiempo”. 

 

Y habló de otras obras “abandonadas”, “de residuos, de abandono, de desidia”. 

 

Se refirió a Automat Argentina SA, la contratista del desagüe Espora. “Son empresas de que no están a la altura de la obra pública que licitan, y recién ahora (el gobierno municipal) se da cuenta de esto”, criticó. 

 

Shake, shake (sacudir)

 

Y como González mezcló todo un temario variopinto, lo cruzó Carlos Pereira (Cambiemos). “Otra vez, volvemos a meter todo en una coctelera, sacudirla y ver qué sale de todo esto. Y no es todo lo mismo”, le espetó a González desde la banca. “Todas las obras públicas financiadas por Nación, e incluso por Provincia, van a seguir en marcha. Ninguna tiene problemas presupuestarios”, aseguró el concejal.

 

“La única afectación seria era la vinculada con el Fondo Sojero —admitió—, pues hablamos de más de 20 millones de pesos que no iban a llegar a la ciudad, monto que afectaba obras que el Municipio tenía en marcha. Pero con este nuevo anuncio de compensación por algo más de $ 4 mil millones, con un esquema de reparto distinto al Fondo Soja, se nos equilibran más o menos los números. La única afectación seria que habíamos tenido se va a subsanar”, afirmó. 

 

No dejó de referirse al desagüe Espora: “Se van cayendo de a poco los argumentos agoreros (desde el FPCyS) que señalaban que había problemas de pago: la empresa ha seguido cobrando certificados de obra. La redeterminación de precios de junio iba a estar pagándose este mes. Los pagos han continuado todos los meses. Pero la empresa no termina de asumir los compromisos asumidos de contratar a los empleados. Y jurídicamente, de acuerdo al pliego licitatorio, el Municipio está haciendo lo único que puede hacer en estos casos: sancionando a la empresa. Yo espero que esta situación no nos lleve en el mediano plazo a tener que padecer una rescisión contractual (con Automat)”, deslizó el concejal oficialista. 

 

Y luego atacó a Assa, la prestataria provincial del servicio de agua. “Esa empresa tuvo que retomar otra obra de cloacas en Barranquitas y Villa del Parque, obra que se hizo en octubre de 2014, y las empresas incumplieron. Cuatro años y la obra no está terminada. A los cuatros años se rescindió, la tomó otra empresa. Un desastre”, criticó. Pereira también fue parte de ese “recipiente coctelero” (el recinto) donde se mezcló todo. 

 

Accedé a esta Noticia...


+ rea Metropolitana

Accedé a más noticias de rea Metropolitana