"Nadie imaginaba el año pasado este escenario económico"

Ricardo Rochetti

Rochetti aclaró que la UCSF se financia con el arancel que pagan los alumnos, y en menor medida con servicios a terceros. Que no hay ningún subsidio del Estado. Y que, con una pauta inflacionaria prevista del 17 % y una inflación real de más del 40 % “nos quedamos cortos”.

 


Rochetti aclaró que la UCSF se financia con el arancel que pagan los alumnos, y en menor medida con servicios a terceros. Que no hay ningún subsidio del Estado. Y que, con una pauta inflacionaria prevista del 17 % y una inflación real de más del 40 % “nos quedamos cortos”.Guillermo Di Salvatore

El Litoral / politica@ellitoral.com

 

El rector de la Universidad Católica de Santa Fe, Ricardo Rochetti, puntualizó el desfase que se produjo en el presupuesto de este año de la casa de estudios, que se diseñó el año pasado y quedó desbordado por la escalada inflacionaria. Resaltó la política de contención de gastos llevada a cabo, a pesar de la cual fue ineludible incrementar el arancel para poder equilibrar los números. 

 

En diálogo con El Litoral, Rochetti explicó que, en la UCSF, “anualmente se elabora un presupuesto, como en toda asociación civil. En este caso, se elaboró en 2017, más o menos a esta altura del año (de hecho, estamos trabajando ahora en el presupuesto de 2019). Y bueno, el tema fundamental es que las condiciones económicas en ese momento eran muy distintas a las que estamos viviendo ahora, fundamentalmente en lo que refiere a la situación inflacionaria. En ese momento el gobierno había hecho un anuncio del 17 %.

 

Nosotros no nos confiamos mucho en eso, y tomamos una previsión un tanto mayor. No obstante, nos quedamos cortos, porque nadie imaginaba este escenario el año pasado, con una inflación que se reconoce que va a estar en el 42 %, por lo menos”.

 

Previsión desbordada

 

Al respecto, precisó que lo que se fija es un arancel anual, que es a la vez la principal fuente de financiamiento de la Universidad (el resto corresponde a contraprestaciones por servicios a terceros, ya que no existe absolutamente ningún subsidio del Estado). “En ese arancel anual siempre se trata de ser muy medido, porque tratamos de ponernos en la mejor situación posible para que la mayor cantidad de chicos puedan concurrir a nuestras aulas, en cada una de las sedes”, aclaró. Y añadió que, nosotros, a la vez, como institución, tenemos que seguir afrontando gastos, de servicios, de impuestos, y otras eventualidades”. Y que, pese a haber desarrollado una política de contención de gastos, posponiendo obras, postergando compra de insumos y equipamiento, y “todo lo que era postergable sin afectar el buen desarrollo del buen servicio educativo”, eso no fue suficiente.

 

“El arancel anual quedó retrasado respecto a las previsiones. El drectorio ha dispuesto un incremento que es algo así como el 4 % respecto a la previsión del arancel anual, lo cual significa un incremento en las tres últimas cuotas del año, para poder cubrir esta diferencia. Con lo cual estaríamos llegando a un incremento anual del orden del 31 %. Y si uno lo compara con la inflación de más del 40 % reconocida por el gobierno, todavía hay una diferencia importante que está absorbiendo la institución”, puntualizó.

 

El impacto en las cuotas

 

Rochetti aclaró que, si bien se toma en cuenta la evolución del costo de las cuotas mensuales, “en realidad el arancel que pagan nuestros alumnos es un arancel anual. La institución, obviamente para facilitar el pago, lo divide en cuotas. Cuotas que no son siempre iguales, sino que se organizan de la manera más prudencial posible. Por ejemplo, este año se decidió poner cuotas más altas a mitad de año y a fin de año, para hacerlas coincidir con el aguinaldo. Como en esos meses los alumnos y sus padres reciben el aguinaldo en ese momento del año, y también nosotros tenemos que pagar a nuestros empleados en ese momento, este año se decidió acoplarlo, para apegarnos más a la realidad económica”. 

 

Al respecto, especificó que la cuota actual general -ya que casi la mitad de las carreras tienen valores diferenciales, normalmente más bajos- está actualmente en 6.500, estando prevista una de 7.500 en diciembre. Y que en realidad se están aumentando para el arancel anualizado 3.000 pesos más, a razón de 1000 pesos por cuota. Con lo cual en octubre y noviembre la cuota será de 7.500, y la de diciembre llegará a 8.500.

 

Diálogo abierto

 

Rochetti informó que todas estas cuestiones fueron debatidas con los representantes de los centros de estudiantes, en el marco de la protesta organizada en los últimos días. “Hemos estado reunidos con ellos en distintas oportunidades. El martes pasado convoqué a los centros de estudiantes, ellos el miércoles tuvieron una asamblea. Por lo tanto me pareció prudente citarlos junto a los decanos, para aclarar estos asuntos. En ese momento convinimos en que iban a armar una suerte de petitorio, recogiendo las distintas voces que surgieran de esta asamblea, y las iban a trasladar a las autoridades académicas, según correspondiera. Esto no ha pasado todavía, pero volvimos a estar en contacto y quedamos en reunirnos este lunes, cuando van a acudir también alumnos de Reconquista, Rafaela y Posadas. Esto en el marco de una política de contacto permanente, con reuniones periódicas entre los alumnos y el rector”.

 

Al respecto, la impresión del rector “es que los alumnos entienden las razones que estoy exponiendo, que me parece que están muy claras. Pero bueno, por ahí estas cuestiones económicas cuando uno tiene que enfrentarlas, es complicado. La universidad, además de tratar de ajustar la cuota -porque esto del aumento no le gusta a nadie-, tiene mecanismos previstos, planes de pago especiales para alumnos que se atrasen con las cuotas, créditos académicos e incluso becas para quienes tienen dificultades económicas. Ojalá pudiésemos rebajar la cuota: seríamos los más felices del mundo si pudiéramos hacerlo”.

 


“Información falsa”

 

En paralelo con el anuncio del aumento del arancel y las protestas de los estudiantes, circularon -con nombres y apellidos- planillas que acusan sueldos de personal directivo de la institución, que en muchos casos superan los 100 mil pesos y en algunos, los 200 mil. 

 

Rochetti no se molestó en dar una explicación o justificación para esos valores, y directamente los tachó de “información falsa. Estamos trabajando con ese tema, vamos a ver qué es lo que hacemos. Entendemos que es un delito que tenemos que indagar debidamente. Es absolutamente distorsivo lo que se ha informado, escandaloso diría yo. Los sueldos de la universidad son sensiblemente inferiores a eso. Yo no voy a dar mayores explicaciones en ese sentido, pero a modo de referencia, el sueldo básico del rector está en el orden de los 80 mil pesos; que es el básico más alto de toda la institución. A partir de ahí es fácil establecer que lo que se ha estado difundiendo es absolutamente distorsivo, falaz y escandaloso”.

Continuar Leyendo...


+ Política

Accedé a más noticias de Política