Gales no perdonó a Los Pumas

Los Dragones se quedaron con la serie

El Seleccionado argentino de rugby perdió 30 a 12 ante los británicos en el segundo partido de la serie, que se disputó en el estadio “Brigadier López” de Colón, tras lo cual renunció el DT Daniel Hourcade. Al igual que hace una semana en San Juan, Los Pumas volvieron a jugar mal y fueron claramente superados por los galeses.


Mauricio Garín

El Litoral

 

El Seleccionado nacional de rugby perdió este sábado 30 a 12 frente a Gales en el partido disputado en la cancha de Colón, correspondiente a la ventana internacional de junio de World Rugby y que marcó el cierre de la gira de los europeos por nuestro país, quedándose con la serie tras los dos triunfos (hace una semana vencieron 23 a 10 en San Juan).

 

Tras el partido, y en conferencia de prensa, el DT de Los Pumas anunció que dirigirá el sábado venidero el test ante Escocia y luego dejará el cargo (mirá la nota y el video de la renuncia de Hourcade)

 

Si se compara la actuación de Los Pumas respecto del partido jugado hace siete días, hay que mencionar que el equipo evolucionó, no obstante lejos estuvo de ser un buen partido de los dirigidos por Daniel Hourcade, que fueron claramente dominados por Gales que, ya al final de la primera mitad, estaban arriba por 19 a 5.

 

Los primeros minutos del encuentro fueron un reflejo de lo que se vería en el “Brigadier López”, con el control del terreno y de la pelota por parte de los “Dragones”, que pusieron a Los Pumas a defender muy cerca del ingoal y en situación extrema en un par de oportunidades, hasta que a los 8 minutos llegó el penal del apertura Patchell para abrir el marcador.

 

A partir de ahí, cuando Argentina tuvo la pelota intentó mostrar algunas variantes en ataque, pero cometió una numerosa cantidad de errores y falló muchas veces en el control de la pelota, haciéndole más fácil el trámite a la visita, porque recuperaba la ovalada y porque jugaba lejos de su zona de riesgo.

 

GALERÍA HD El rugby vivió una jornada inolvidable

 

Además, cada vez que Gales atacaba (fue más ofensivo y vertiginoso en su juego) y entraba al campo visitante, sumaba. El “Colorado” Patchell metió otro penal a los 15’, y a los 22’ llegó el muy buen try del wing Josh Adams, quien tomó una pelota pegado al touch, realizó una “medialuna” buscando espacio y empezó a avanzar esquivando los tackles argentinos, se fue abriendo camino a pura velocidad y cintura, hasta llegar al ingoal. A los 33’ y 38’ el apertura galés aportó dos penales más para un 19-0 que era lapidario. 

 

Pero a un minuto del final se vio la mejor acción de Los Pumas del partido y, tal vez, de la serie con Gales, cuando Javier Ortega Desio rompió la defensa y ganó varios metros, Landajo jugó rápido con Guido Petti que también avanzó ante una defensa que estaba desacomodada, y el segunda línea abrió el juego para la entrada de Bautista Delguy que apoyó en la bandera, un descuento que llegó en el momento oportuno y que abría una esperanza para los de Hourcade de cara al complemento.

 

Lo definió rápido

 

Ese buen final y las expectativas que generó pensando en una remontada, rápidamente se diluyeron cuando transcurrieron los primeros minutos del segundo tiempo, ya que a los 2’ y 12’ la puntería de Patchell aportó dos penales (6 puntos) al score en favor de Gales que se alejó a un 25-5 que, por cómo jugaban Los Pumas, era irremontable, aún quedando mucho tiempo por delante.

 

Encima, a los 16’, el fullback Hallam Amos fue el encargado de culminar en try una muy buena jugada de los backs, con pases planos y rápidos a la punta para abrir la defensa. A esa altura el 30-5 decretó que el match era cosa juzgada.

 

A pesar de nunca bajar los brazos y buscar permanentemente, Los Pumas lucían quebrados anímicamente y, por momentos, parecía que sus jugadores hacían lo que podían. Al flojísimo rendimiento en ataque argentino se opuso una defensa galesa que fue gigantesca, dos cualidades que fueron repetidas en los dos test y que, en definitiva y haciendo un análisis muy general, es lo que definió ambos encuentros.

 

En el final del test hubo lugar, primero, para la expulsión del octavo de Gales, Ross Moriarty, tras una agresión colectiva entre varios jugadores de ambos equipos. Luego, y ya en tiempo de descuento, Los Pumas descontaron con un try de Julián Monotya, lo que sirvió para terminar con el ánimo un poco más arriba y regalarle un festejo final a las 28.000 personas que estuvieron presentes en el “Cementerio de los Elefantes”.

 

Ahora el plantel y cuerpo técnico deberán afrontar una semana complicada de cara al próximo test match (el sábado ante Escocia en Resistencia), ya que deberán resolver varios puntos flojos del juego en poco tiempo y precedidos de dos derrotas.

Continuar Leyendo...


+ Deportes

Accedé a más noticias de Deportes