"Hoy es mucho más fácil filmar"

CARLOS ESSMANN, CINEASTA

Junto a Pedro Deré, es creador de “Misterios mínimos” un proyecto santafesino premiado por el Incaa, diagramado para proyectar en redes sociales. “Esto responde a los tiempos que corren y no al formato del producto en sí”, reflexionó ante la consulta de el Litoral. el martes 8 de mayo, dictará una master class en el marco del inicio de las actividades anuales del Taller de Cine de la UNL. 

 


Un momento del rodaje de “Misterios mínimos”. La serie trabaja sobre “la temática del misterio, con un marcado tono humorístico”.Gentileza producción

 

Juan Ignacio Novak
jnovak@ellitoral.com

 

El estreno oficial será en forma on line a través de las redes sociales: tal es el compromiso asumido con el Incaa, que seleccionó el proyecto por la Región Centro Norte en el marco Concurso Federal de series web para redes sociales. Sin embargo, el próximo miércoles 9 de mayo a las 20.30 en coincidencia con la apertura del ciclo 2018 de las actividades del Taller de Cine de la UNL (ámbito donde, un día antes, el propio Essmann dictará una master class) se podrá ver en el Foro Cultural de esa casa de estudios (9 de Julio 2150), el corto que dio origen a la serie “Misterios mínimos” y un work in progress de algunos capítulos. 

 

Se trata de una serie con guión y dirección de Carlos Essmann y producción de Pedro Deré, que se filmó en gran parte durante las últimas semanas en la ciudad de Santa Fe y la región y que está centrada en “aquellos hechos inexplicables pero intrascendentes, que a todos nos ocurren al menos una vez en la vida”. Essmann, ex alumno del mentado Taller y guionista del film, rehusó dar detalles del contenido. “Son lo que revelaré en la serie”, remarcó. De todos modos, adelantó algo que incluyó en el corto original: un huevo que cae de una mesa bajo el centro exacto de la misma, como si la hubiera atravesado. “un caso real que me sucedió a mí y fue el origen de todo esto”, afirmó.

 

—¿Cómo es, para un cineasta cuya formación nació en otros formatos, el proceso que le permite filmar hoy un producto destinado para las redes sociales?

 

—Mis primeras experiencias fueron en el cine documental. Es más, el primer trabajo en que participé fue en el corto de Raúl Beceyro “La casa de al lado”, un documental. Y, de alguna manera, en “Misterios mínimos” revisito el género. Con muchas licencias, claro, pero la serie trabaja en el límite. De hecho el corto que la origina fue seleccionado en festivales como documental a veces y otras como ficción. que sea un producto hoy destinado a su difusión en redes sociales responde a los tiempos que corren y no al formato del producto en sí. Aunque también es cierto que hay que tener en cuenta otras cuestiones que condicionan la forma, por ejemplo, es probable que más gente lo vea en su celular en lugar de una pantalla más grande, tipo tablet o monitor de computadora, por lo cual la tendencia es evitar los planos generales, pero esto también pasaba cuando se popularizó el VHS y la gente empezó a ver películas en su casa. A los cineastas de la época, también se le presentaba el mismo problema, sumado a que la baja definición de entonces obligaba a pensar en planos mas cerrados, y a evitar también los planos generales. Por otra parte, hoy es mucho más fácil filmar, ya que los equipos son más pequeños y los resultados mejores que hace 15 ó 20 años atrás.

 

—Este proyecto continúa una serie creada por vos y premiada en distintos países europeos. ¿Qué es lo que pensás que se valoró al momento de las distinciones?

 

—Es difícil saberlo. Yo creo que tiene un punto de originalidad que se ha valorado y también creo que juega a su favor la cuestión de poner en duda lo que se dice, que entra en contradicciones, más o menos sutiles con lo que se muestra. Por otra parte, creo que le ha jugado en contra el tono humorístico, a la hora de selecciones o premios. Hay como un prejuicio, creo, con los productos con impronta humorística, que los hace aparecer como menos serios, y con razón, claro está.

 

—¿Cuáles fueron tus referencias al filmar “Misterios mínimos”?

 

—En general, supongo que uno siempre tiene presente a los cineastas que le interesan, en mi caso Aki Kaurismaki, Roy Andersson, Valeria Bruni Tedeschi, Nanni Moretti, Jim Jarmusch, Hal Hartley, Woody Allen. Aunque específicamente para este proyecto hubo un corto español que me parece muy bueno y que me ayudó mucho a ordenar lo que fue el primer proyecto: “Voice over” de Martín Rosete.

 

El ámbito natural

 

—¿Por qué elegiste un ámbito como el Taller de Cine de la UNL para presentarlo?

 

—Bueno, habiendo filmado aquí, con la producción de Pedro Deré y con el apoyo de la UNL, de la Municipalidad de Santa Fe y Espacio Santafesino, el Taller de Cine me parece el ámbito natural para presentar el proyecto. Aclaro que el estreno oficial, digamos, será online en Facebook, ya que se trata de una serie web para redes sociales, ése es el compromiso con el Incaa y en el Taller presentaremos el corto que dio origen a la serie y un work in progress de un par de capítulos. 

 

—¿En qué se basará tu master class del próximo 8 de mayo?

 


—Explicaré un poco cómo se fue desarrollando este proyecto y mostraré algunos trabajos míos anteriores, que pueden tener cierto interés, arqueológico al menos, para los nuevos alumnos del Taller.

 

Doble función

 

El miércoles 9 se podrá ver, además de “Misterios mínimos”, el documental “Fats”, sobre el trompetista de jazz Roberto “Fats” Fernández. el trabajo fue realizado por integrantes del Taller de Cine. las proyecciones están previstas a partir de las 20.30 en el Foro Cultural Universitario, 9 de julio 2150, con entrada libre y gratuita. 

 

 

Continuar Leyendo...


+ Escenarios & Sociedad

Accedé a más noticias de Escenarios & Sociedad