Francisco visitó a Benedicto tras la polémica por la carta enviada

El Vaticano

Según un comunicado se trató de una reunión de rutina debido a la cercanía de las Pascuas. El jefe del departamento de comunicación del Vaticano había renunciado acusado de manipular información.


Internet

El Litoral

DPA

 

El papa Francisco visitó este martes a su antecesor, Benedicto XVI, dos semanas después de que este enviara una carta publicada parcialmente por el Vaticano, lo que causó la renuncia del jefe del departamente de Comunicación de la Santa Sede, infomaron fuentes oficiales.

 

El comunicado no dio detalles sobre lo dialogado, aunque aclaró que se trató de una reunión de rutina debido a la cercanía de las Pascuas. En Navidad, el pontífice también había visitado a nonagenario religioso alemán.

 

La semana pasada, el jefe del departamento de comunicación del Vaticano, monseñor Dario Viganò, renunció acusado de manipular información de una carta del papa emérito Benedicto XVI.

 

La primera versión de la misiva, publicada el 12 de marzo, citaba a Benedicto criticando la comparación "necia" que se hace a menudo entre él y su sucesor, según la cual el papa Francisco sería "solo un hombre práctico desprovisto de formación teológica o filosófica".

 

Esta declaración parecía una crítica a los conservadores católicos que se oponen al estilo poco ortodoxo de Francisco y que ven al anterior papa como su líder no oficial -y más intelectual-.

 

Pero en la segunda parte de la carta que no fue revelada primero y que se conoció el sábado, Benedicto también admite que no podía escribir el análisis teológico que Viganò le pedía porque físicamente no era capaz de leer y analizar en un futuro cercano los 11 libros sobre la teología de Francisco que fueron publicados con motivo del quinto aniversario del inicio del papado del argentino -y que salieron finalmente acompañados de su carta-.

 

Además, expresaba su sorpresa por la elección del teólogo alemán Peter Hünermann como parte del proyecto, ya que Hünermann fue un duro crítico de los pontificados tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI y "atacó de un modo virulento la autoridad magisterial del papa".

 

El sábado, Viganò declaró que su decisión de ocultar parte de la carta "obedeció a razones de privacidad y no a ningún intento de censura".

 

Sin embargo, que pidiera al papa emérito realizar un comentario sobre el estudio de uno de sus mayores críticos, y después de obtener un "no" como respuesta, pero utilizar de todas maneras el nombre de Benedicto para publicitarlo, fue, para muchos, un desacierto.

 

Numerosos medios acusaron al Vaticano de difundir información sesgada solo unas semanas después de que Francisco denunciara la "tragedia" de las noticias falsas.

Continuar Leyendo...


+ Internacionales

Accedé a más noticias de Internacionales